Se me cayo un exploit

SEGURIDAD INFORMÁTICA

HACKING . PROGRAMACIÓN . ELECTRÓNICA . GNU/LINUX

Se me cayó un exploit en tu server.... por @UnaPibaGeek

[email protected]:~$ ./Rinconsito

Me gusta escribir sobre todo tipo de cosas, así que este espacio lo hice simplemente para expresar lo que tenga ganas :D

Reset.

reset.png

Hace 12 años... hace 12 años que descubrí que existía el mundo de la seguridad informática... y precisamente 12 años tenía cuando lo descubrí. Fue entonces cuando era una niña que programaba malware en la escuela mientras los demás niños jugaban al Counter-Strike. La personita que encontró una manera diferente de entretenerse. Mamá -mientras preparaba la merienda para mis primos y yo- me preguntaba por qué no estaba con ellos jugando en la piscina, siempre le respondía que estaba leyendo algo, algún tutorial de esos viejos foros underground de hacking, muchos de los cuales ya no existen más.

El desafío era saltar a los antivirus, ese era mi juego favorito a los 13 años, abrir un ejecutable con OllyDBG y empezar a mover a otros sectores las instrucciones de código donde se encontraban las firmas. Odiar que Avira era el antivirus más díficil de saltar en aquel entonces. Programar era mi vía de escape, una eterna noche donde mi tía cuidaba de mí mientras los médicos trataban de salvar la vida de mamá dentro del quirófano, yo evadía esa tortura programando una webshell.

El mundo del web hacking que se robó las madrugadas de mi adolescencia, donde buscaba bugs y los encontraba, pero no los reportaba porque francamente no me interesaba, tenía la limitada mirada de una adolescente de 14 años. Aunque recuerdo haberle dicho a mi compañera en la escuela que si me compraba $1 de caramelos le contaba como aprovechar un bug que había encontrado en la popular red social de aquel entonces. Guau, creo que esa fue la única vez que "vendí" uno de mis bugs, por $1 de caramelos... los negocios nunca fueron lo mío, pero bueno, tenía 14 años, nada me importaba ni me preocupaba, yo me divertía, esto era mi pasión.

Descubrí que también tenía otra pasión: escribir. Son contadas con los dedos de una sola mano las personas que tienen manuscritos míos con expresiones de cariño, aunque todas esas personas me dijeron que escribo muy bien, sé que soy buena plasmando sentimientos en papel pero no sabía si técnicamente podía decir lo mismo... a los 15 años me arriesgué a escribir un libro sobre hacking de aplicaciones web. Terminó por publicarse con 320 páginas, aunque debo ser la única persona que odia su propio libro, odio ir a las librerías y todavía encontrarmelo ahí después de tantos años.

Para ese entonces, al igual que todos los que aprendímos a través de foros y amigos de internet, tenía mis amistades con los que compartía conocimientos día y noche. Ellos eran unos cracks, tenían casi unos 10 años más que yo, daban charlas en Black Hat y DEF CON. Por ellos descubrí esos eventos y recuerdo que les había prometido que cuando tuviera su edad yo también lograría dar una charla allí, uno de ellos me respondió que quizás lo lograría antes, porque había dejado la escuela y entonces tenía más tiempo que él para estudiar. Desde entonces tuve el sueño de ir, pero era menor de edad, me tocó esperar 6 años hasta cumplir 21, vender mi cuatriciclo, pedirle ayuda a papá para comprar el pasaje y por fin viajar! Finalmente cumplí mi promesa y logré participar como speaker en ambos eventos :)



En estos 12 años pasé por muchas cosas, aprendí, investigué, rompí, me equivoqué, cometí graves errores, pasé noches sin dormir mirando si un auto con destello de luz azul se acercaba a casa, crecí, maduré un poco más, me enfrenté con cada cosa y cada uno que se opuso a que siguiera aprendiendo, salí de las sombras, me expuse en más de 30 escenarios contando mis investigaciones, hablé aquí, aprendí inglés, hablé en USA, cruzé el charco, me vieron en Paris, Londres, Amsterdam, Luxemburgo, me aguanté todas las críticas aquí, allá, por eso y por aquello, por esto y por lo otro, por ser de las primeras ¿o de las pocas? mujeres haciendo eso. Quise cambiar las cosas, incentivé a cuanta chica pude en español y en mi precario inglés, formé un grupo para que no se sientan solas, abrí los caminos que pude, facilité entradas a eventos, acompañé cuando fueron por primera vez y hasta me puse al hombro organizar uno donde tuvieran la posibilidad de hablar sin las hostilidades que pasé yo.

Finalmente, tratando de motivar soportando todo lujo de adversidades, casi sin darme cuenta, me desmotivé yo. Qué irónico. No puedo creer haber perdido la pasión que me acompañaba desde mis 12 años.

Desde hace ya varios meses siento que no tengo ganas de romper algo nuevo, ni de investigar algo más, ni de inventar, ni de escribir... el desgaste emocional de mi continua pelea contra todo terminó por consumir mis ganas de seguir.

Así me siento hoy, aunque desde afuera probablemente no se note, no se nota porque desde afuera se ve al personaje. No puedo olvidarme de una vez en un café, cuando un amigo me dijo... "yo no conozco a "UnaPibaGeek" yo conozco a Shei, la chica que se sienta a tomar un café conmigo y me cuenta que ayer tuvo un mal día". No me olvido porque jamás lo había visto de esa manera, ¿Será que sin quererlo inventé un personaje que todos ven y juzgan por lo que se ve desde afuera, por lo que hace, por lo que escribe, por lo que habla en público?... incluso algunos han tomado ese personaje como rol-model mientras que otros tantos lo odian y se encuentran con su peor parte: cuando sale a defender con un ego agresivo si atacan a la persona sensible y cansada de las adversidades que se encuentra dentro. Como sea, el punto es que pocos conocen verdaderamente a quien escribe estas líneas ahora, la persona que en realidad tiene que soportarlo todo.

Pero me niego a creer que perdí la pasión porque eso es imposible en mí, sé que está ahí, quizás tapada por un montón de adversidades pero está ahí. Amo lo que hago y NADIE puede hacer que pierda mi pasión y que deje de hacer lo que me gusta. Si alguien pensó que molestándome hasta el fin de los confines podía lograr hacerme renunciar, se ha equivocado peor que nunca, porque nadie, ni siquiera yo misma, puedo quitar de mi vida semejante pasión. Lo siento, si alguno esperaba leer aquí una carta de despedida, porque no me voy a ir a ninguna parte. Lamento que falles, yo también he fallado y creeme que lo he intentado más que todos, porque mil veces me plantié dedicarme a otra cosa, mil veces me pregunté por qué aguantar todo lo que he aguantado, pero no hay caso, siempre sigo, y si no puedo yo conmigo, vos menos. Crecí a los golpes, nunca tuve nada fácil en mi vida personal, estoy acostumbrada a pelear mucho por cada cosa que quiero conseguir, a esta altura sé que no hay nada que no pueda tolerar. No dependo de nadie, en ningún sentido, soy la única persona capaz de auto-derrumbarse y capaz de auto-construirse. Me seguirás viendo ahí, en donde yo quiera estar.

Me aparté, renuncié a mi trabajo porque definitivamente necesito un tiempo para mí, necesito hacer un reset y enfocarme en sacarle la tierra a mi pasión, recuperar mi motivación, mis ganas de seguir investigando, de seguir rompiendo cosas e inventar otras nuevas. ¿Significa esto que no tendrán noticias de mí durante ese tiempo? No significa eso, de hecho, ojalá sea todo lo contrario. Sé que tengo que hacer un enorme esfuerzo por poner el foco en hacer cosas, muchas de esas cosas las iré publicando, quizás al principio cueste más, seguro que me costará mucho más... pero estoy segura que tarde o temprano mi reset surtirá efecto y mi pasión volverá a ser la misma que... hace 12 años.

¿Te cansaste de leer? Tomate un café (share):

Fecha: 29/08/2018

¡Suscribite!

Aprendé más en...